Energía solar, las centrales solares termodinámicas de concentración

Sol

Las centrales solares termodinámicas de concentración son alternativas a las centrales solares que utilizan células fotovoltaicas. Su tasa de conversión de energía solar en vapor podría aumentar mucho con unos costes menos elevados gracias a un material sencillo a base de carbono que acaban de poner a punto unos investigadores del MIT.

La historia de la humanidad del siglo XXI va a depender fuertemente de su capacidad para superar el desafío del uso de la energía solar. Se multiplican los trabajos en todo el mundo con el fin de poner a punto unas células fotovoltaicas con mejores rendimientos y menos costosas, usando por ejemplo la nanotecnología. También se busca hacer una fotosíntesis artificial.

Otras vías de investigación se están iniciando entre las que se encuentra una muy antigua: las centrales solares termodinámicas de concentración. El principio es sencillo, se trata de concentrar los rayos del sol con ayuda de espejos y con el fin de calentar un fluido conductor del calor. El vapor producido puede utilizarse para producir electricidad o para otros usos como la esterilización. Sobre todo es un buen método para desalinizar el agua de mar.

Por desgracia estas centrales térmicas de concentración se basan en tecnologías relativamente costosas y con unos rendimientos que no están a la altura de las necesidades. Esto puede cambiar gracias a un descubrimiento realizado por varios investigadores del MIT que acaban de exponer sus trabajos en un artículos de Nature Communication.

Te puede interesar

Escribe un comentario