Energía solar en la agricultura

La energía solar tiene múltiples aplicaciones, una de las menos desarrolladas es la utilización para las explotaciones agrícolas. Esta tecnología ayuda a desarrollar las actividades económicas, incrementar la productividad agrícola sino también para mejorar la calidad de vida de la población rural.

Hay diferentes formas de aprovechar y utilizar la energía solar en este sector como para secar semillas o fruta de forma muy simple y ecológica. Pero además para brindar electricidad para poder extraer mediante bomba de agua para riego o para otros requerimientos como sistemas de calefacción.

Además de utilizar en los invernaderos paneles solares fotovoltaicos o cual le permitiría un ahorro importante de energía y un aumento de la producción, pero además alarga la vida útil del mismo.

Los campesinos de subsistencia o los más pobres de diversas regiones del mundo no pueden alcanzar este tipo de tecnología ya que aunque su costo no es muy elevado no pueden costearlo por lo que se necesita de la ayuda estatal.

Brindarles apoyo a los habitantes de áreas rurales para que accedan a la tecnología solar es una forma de ayudarlos a mejorar su situación económica y social además de fomentar y desarrollar las actividades locales.

El sector agrícola tiene grande posibilidades de incorporar las energías renovables limpias no solo la solar sino la eólica, biocombustibles, etc. El uso de estas fuentes de energías permitirá un mejor rendimiento comercial pero sobre todo mejorara la calidad de vida de las poblaciones rurales y generan un menor impacto ambiental.

La FAO recomienda y apuesta a difundir el uso de las energías renovables en la agricultura en especial la solar, considera una herramienta muy útil para desarrollar las comunidades rurales pobres en poco tiempo.

Fomentar proyectos que acerquen la tecnología solar a zonas rurales debería ser una política de estado debido a los beneficios que ofrece a nivel personal y comunitario.

Te puede interesar

Escribe un comentario