En Perú, la desaparición del boquerón es preocupante

boqueron

Cierta preocupación planea sobre los miles de barcos de pesca que faenan en la costa peruana. El mayor productor mundial de harina de pescado, Perú, aún no ha autorizado la segunda temporada de pesca del boquerón, la materia prima de esta comida para la acuicultura y las aves de corral. “No hay suficientes boquerones en aguas peruanas en este momento”, reconoció el ministro de producción, Piero Ghezzi, en el mes de noviembre.

La biomasa del boquerón, que tiene un valor de 10 millones de toneladas, cayó a 1,45 millones, según datos del Instituto del Mar de Perú (Imarpe), que recomienda en su último informe publicado el 5 de diciembre, que el gobierno prohíba la pesca del boquerón “hasta que la reconstrucción de los stocks esté probada.” Un golpe duro para la industria, que emplea a 121.000 personas y es la principal actividad de gran parte de la costa.

Más allá de la sobrepesca y de la pesca ilegal, la desaparición de estos peces se debe principalmente, según el Imarpe, “al aumento de la actividad de las ondas de Kelvin que se propagan calor desde el Pacífico ecuatorial a la costa de América del Sur “. “Estas ondas afectan a la disponibilidad de nutrientes para el fitoplancton, reduciendo la productividad y sin alimentar a más peces”, dice el biólogo Dimitri Gutiérrez de Imarpe.

En general, el calentamiento de las aguas que ahuyenta al boquerón, amante de aguas frías, se asocia con el fenómeno de El Niño, que afecta regularmente a Perú.

Te puede interesar

Escribe un comentario