En los Estados Unidos, lo nuclear deja paso al gas de esquisto

 Nuclear

Los Estados Unidos están cambiando el paradigma energético. Prueba de ello es la decisión anunciada el pasado 27 de agosto por el grupo americano de energía Entergy, de cerrar una de las centrales nucleares situada en Vermont.

La central de Vermont Yankee, en activo desde 1972 y posee un solo sector, cesará sus actividades a finales de su ciclo actual de carburante nuclear, y será cerrada a finales de 2014, tal y como precisa el grupo en un comunicado de prensa.

Además de la competencia del gas natural cuyo mercado ha sufrido las consecuencias con la aparición del gas de esquisto, del que los Estados Unidos tienen grandes reservas, Leo Denault, CEO de Entergy, ha mencionado los costes elevados de mantenimiento de la central y de las anomalías en el mercado de la energía, que mantienen artificialmente a precios bajos.

Desde 2002, la sociedad ha invertido más de 400 millones de dólares para el mantenimiento de la central, precisa el comunicado, que denuncia también el impacto financiero de la acumulación de las reglamentaciones que no favorecen a una pequeña central, particularmente en un contexto económico bastante complicado.

Más información – Japón apuesta por las energías renovables

Te puede interesar


Escribe un comentario