En la Amazonía brasileña, las carreteras ganan 50.000 km en tres años

 Amazonía

En tres años, la red de carreteras de la Amazonía brasileña se ha extendido en 50.000 km. Las carreteras surcan el bosque tropical, modificando localmente las condiciones ecológicas de la zona. El desarrollo de las carreteras tiene pues consecuencias mayores en la deforestación de la cuenca amazónica.

En estos cuatro últimos años, 441 especies de animales y vegetales han sido descubiertos en la Amazonas. Con más de siete millones de km2 de superficie, este bosque tropical constituye uno de los más grandes nichos de la biodiversidad. Esta parte de la tierra proporciona un 12% del agua potable de todo el mundo.

Sin embargo, la cuenca amazónica ha perdido 17% de su superficie original desde el desarrollo de las actividades humanas. Si la deforestación, resultado de la eliminación de la madera del espacio para construir campos agrícolas es el principal factor, el uso de tierras está relacionado con otros intereses de deforestación.

El desarrollo de la red de carreteras, por ejemplo, es relativamente anárquica y desconocida, sin embargo, contribuye de forma mayoritaria a la deforestación. Una gran parte de las carreteras de la Amazonía brasileña ha sido construida de forma ilegal, y permite a los que las explotan apropiarse de los terrenos que las bordean para adentrarse en el centro del bosque para extraer productos escasos.

Se estima que si un país está cubierto con menos del 2% de carreteras, puede tener un impacto sobre la ecología del país diez veces superior.

Más información – El 80% de la Jungla de Borneo modificada por el hombre

Te puede interesar

Escribe un comentario