En Islandia, una central explota el calor del magma

 Magma

En 2009, una perforación realizada cerca de la central geotérmica islandesa de Krafla ha alcanzado una bolsa magmática. Desde entonces, y durante dos años, el agua calentada a más de 450º C ha sido utilizado para producir electricidad verde con eficacia.

Inaugurada en 1977, la central geotérmica de Krafla no cesa de proporcionar electricidad a la población islandesa, con una producción anual de 500 Gwh. Para ello, 18 pozos recuperar el agua calentada en las entrañas de la tierra, que se transforma parcialmente en vapor mientras remonta hacia las dos turbinas de 30 MW.

Esto éxito, al igual que el de otras instalaciones parecidas activas en la isla volcánica, no impiden la búsqueda de agua cada vez más caliente, puesto que produce una mayor cantidad de energía explotable.

En 2009, la primera prospección realizada tenía por objetivo cavar un pozo de 4.500 m de profundidad, con el fin de alcanzar una bolsa de agua, mantenida a una temperatura superior a los 374º C, y a una presión de al menos 22 Mpa.

Sin embargo, un extraño acontecimiento ocurrió a 2.096 m de profundidad: se alcanzó una bolsa de magma. Anteriormente, esto sólo había ocurrido una vez en Hawai, en el año 2007.

Más información – La Comisión Europea dice sí al gas de esquisto

Te puede interesar

Escribe un comentario