En Ginebra, semana clave para las negociaciones sobre climatológicas

Cambio_Climatico

Entre las columnas de mármol de la sala de los pasos perdidos del Palacio de las naciones de Ginebra, una exposición de fotos trazan los momentos fuertes de 70 años de institución de la ONU. La próxima Conferencia mundial sobre clima, del 30 al 11 de diciembre en París, ¿ofrecerá un nuevo cliché para la Historia? Todo está en el aire…

Laurent Fabius, en primera línea puesto que Francia ha obtenido la presidencia de la COP 21, no vería inconveniente en posar para la posteridad. Pero el ministro de asuntos extranjeros, que se desplazó al Palacio de las naciones, el pasado domingo 8 de febrero, para la apertura de la sesión de trabajo sobre las negociaciones climáticas, mide la dificultad de la tarea.

“La conferencia de París, va a reunir a 20.000 delegados y a más de 20.000 otras personas, y será el mayor acontecimiento diplomático jamás acogido en Francia. Su trabajo es capital, insiste. Hay que conseguir luchar contra el cambio climático a la vez por razones medioambientales, razones de capacidad de vida, y también por razones de salud y seguridad”.

Si un acuerdo es firmado en diciembre en París, constituirá una etapa decisiva en la lucha contra el cambio climático. A excepción del protocolo de Kyoto, que impone desde 2005 a los países ricos objetivos limitadores en la lucha contra los gases de efecto invernadero, pero que no fue ratificado por los Estados Unidos, los 195 actores de la Conferencia de las partes, no han conseguido nunca alcanzar un acuerdo sobre un texto universal para limitar el aumento de la temperatura más allá de los 2ºC, de aquí a finales de siglo, umbral más allá del cual la comunidad científica pone sobre aviso sobre desarreglos climáticos mayores. En caso de fracaso de la COP 21, el principio mismo del multilateralismo de la ONU verá como su credibilidad queda cuestionada.

Te puede interesar

Escribe un comentario