En Canadá, la supervivencia de las belugas se impone a un proyecto de hidrocarburos

Beluga

La protección de la beluga ha tenido éxito en el gobierno de Canadá, el pasado 1 de diciembre. Esta ballena blanca del Ártico ha sido clasificada como “especie en peligro de extinción” en el río San Lorenzo. Como resultado, un proyecto petrolífero en el río no verá la luz en Cacuna, en la costa sur, al norte de la ciudad de Quebec, una zona donde las belugas van a dar a luz.

La colonia de cetáceos, que ahora tiene menos de un millar de ejemplares frente a los más de 10.000 en el pasado, se enfrenta a un riesgo de extinción significativamente mayor, según la Comisión de Condición de Vida Silvestre en Peligro en Canadá, que entregó el documento al Ministerio de Medio Ambiente.

Como resultado, la compañía TransCanada, que pretende transportar por esta vía marítima el petróleo del oeste de Canadá, decidió “dejar” su trabajo en Cacuna, según ha anunciado en un comunicado. La compañía pretendía hacer para el 2018 una terminal petrolera conectada al oleoducto East Energy, construido para este fin.

Esta decisión se tomó “para tomarse el tiempo para analizar esta recomendación y evaluar sus impactos potenciales sobre el proyecto Energy East y revisar todas las opciones viables para el futuro”, dijo Tim Duboyce, portavoz de TransCanada.

En su informe, el Comité de Medio Ambiente explicó que esta ballena nórdica es objeto de una nueva serie de crecientes amenazas tales como “la contaminación, perturbación del ruido y desarrollo industrial”.

TransCanada había sido autorizada a finales de agosto, por el gobierno de Quebec, para realizar estudios sísmicos y de perforación en la costa de Cacuna para determinar el lugar ideal para dar cabida a la terminal para un gasoducto con una tasa estimada en 1,1 millones de barriles al día.

Te puede interesar

Escribe un comentario