En África, el control demográfico ya no es tabú

 Africa

Desde hace diez años, el crecimiento de los países del África subsahariana se acerca a una tasa cercana al 5% al año. Sin embargo, el objetivo de milenio de dividir la pobreza por dos entre 1995 y 2015 tiene pocas posibilidades de ser alcanzado. La culpa se debe al crecimiento demográfico que absorbe los éxitos conquistados y que imposibilita las políticas de educación, de salud, y de lucha contra el paro.

En vísperas del cuarto encuentro de la Unión Europea-África que tuvo lugar entre el 2 y el 3 de abril en Bruselas, la Agencia Francesa del Desarrollo (AFD) organizó un debate, sobre el tema “África 2050: actuar sobre sus evoluciones demográficas”, con el fin de reflexionar sobre las políticas correctas para garantizar un mejor futuro a las poblaciones futuras cuyo número pasará de uno a dos mil millones en 2050.

Este tema ya no es tabú desde la conferencia de Uagadugú sobre planificación familiar en febrero de 2011. Los jefes de Estado de la región se lo han apropiado y no corre el riesgo de ser considerado como una intrusión del Norte en los valores del Sur.

La sostenibilidad del desarrollo está evidentemente en función del número de habitantes: se calcula por cabeza el sueldo y el consumo energético. Cuantas más cabezas, a menos se cabe.

Ciertamente, en Asia, las grandes poblaciones son calificadas de “dividendos demográficos”. Pero en África, de momento, se trata más bien de un “peso demográfico”.

Te puede interesar

Escribe un comentario