En 2016, un electricidad 100% verde para iluminar las calles de París

Paris

Presentando el pasado jueves 12 de noviembre, a menos de 3 semanas de la Conferencia Mundial sobre el clima, COP 21, un plan inédito para la transición energética de París, la alcaldesa, Anne Hidalgo, quiere mostrar una vez más que las ciudades son actores claves para la lucha contra el calentamiento del planeta.

Entre las medidas faro, a partir de 2016, el conjunto de los edificios municipales y la iluminación pública de la capital irá alimentada con una electricidad 100% renovable.

A partir de ahora, en la ciudad de París exigirá a las empresas que proporcionan la electricidad, que la ofrezcan verde. No olvidemos que la ciudad, por sus infraestructuras, gasta hoy en día 32.000.000 de euros para un consumo anual de 282 gigavatios/hora.

EDF y Direct Energie, las dos empresas con las que trabaja el Ayuntamiento de París, se han comprometido a proporcionar una electricidad producida a partir de energía hidráulica, solar y eólica. Tendrán que garantizar este origen a través de certificados homologados. En la corriente eléctrica que transcurre en forma de electrones por los cables, no se puede distinguir a un electrón verde de otro electrón. Para justificar ante su cliente que el origen de la electricidad que consume es verde, un especialista debe demostrar que se produce una cantidad de electricidad superior al consumo de su cliente con ayuda de energía renovable.

Esta elección, realizada por la ciudad de París de una electricidad 100% renovable, participa en la diversificación de almacenamiento energético de la capital, cuyo Plan Energético prevé alcanzar al menos el 30% de las energías renovables de aquí a 2020. La política de moderación de su consumo eléctrico que París lleva en paralelo, también se ha acentuado desde hace 2 años. Acciones de sensibilización de los agentes, elección de equipamientos con mejores rendimientos en el marco de programas de renovación, firma de contratos de rendimiento energético con los colegios. A finales de 2014, el consumo anual de la capital de París presentaba una reducción del 10% con relación a 2012.

Te puede interesar

Escribe un comentario