El volcán en las Islas Galápagos entra en erupción y pone en peligro las iguanas rosadas

Iguana rosada

Un volcán en las Islas Galápagos ha entrado en erupción por primera vez en más de 30 años y está poniendo en peligro las iguanas rosadas, una extraña especie que tiene una única colonia en todo el mundo.

Por lo que podría extinguirse una de las especies más raras de iguanas de todo el mundo, aunque según las autoridades en las islas, mencionan que el particular hábitat de estas iguanas está de momento a salvo de las gargantas de lava que fluyen desde el volcán.

Estas iguanas rosadas que comparten su hábitat con las amarillas y las gigantes tortugas galápagos, situado en la parte noroeste de la isla, es la esperanza para que puedan seguir existiendo y que este volcan no convierta esa zona en un mar de lava.

Por suerte, las gargantas de lava de mayor tamaño pasaron justo por el otro lado de la isla, dejando esta zona intacta para que podamos seguir contando como esas iguanas rosadas siguen en pie.

El volcán de 1.707 metros de altura generó una gran columna de humo que llegó hasta los 10 kilómetros de altura y que se dirigió a la zona suroeste del volcán. Un efecto que no ha tenido nada de perjudicial para los residentes de la isla.

Puerto Villamil, es el pueblo donde viven los habitantes de esta isla, que se encuentra situado a 115 kilómetros al sur del volcán. Aunque el peligro aún existe al desconocer si la lava seguirá fluyendo para los próximos días, ya que la actividad volcánica podría volver a ocurrir.

En lo referente a las iguanas, se ha dado voz al peligro en el que se encuentran esta especie que fue descubierta en 1986 y se establecieron como especies separadas después de que un análisis en su genética determinara que son distintas de sus primos, las iguanas de los Galápagos.

Te puede interesar

Escribe un comentario