El transporte europeo de energía eléctrica II

Viene de parte I

La Comisión Europea acaba de presentar sus prioridades en infraestructura energética para las próximas dos décadas, lo que están destinadas a hacer redes apropiadas para el siglo 21.

En cuanto al movimiento,  Günther Oettinger, el Comisario europeo de Energía, dijo: “La infraestructura energética es clave para todos nuestros objetivos de energía: desde la seguridad del suministro, la integración de fuentes renovables de energía y la eficiencia energética para el buen funcionamiento del mercado interior. Por tanto, es esencial reunir nuestros recursos y acelerar la realización de proyectos prioritarios de la UE.

Pero, ¿puede ser que los proyectos de infraestructura masiva y costosa sea la única solución posible, y este tipo de proyectos deben ser financiados por el fondo público? A modo de ejemplo, los servicios públicos noruegos E-CO Energy, Agder Energy(AE) y Lyse, la compañía sueca Vattenfall, y Scottish un and Southern Energy (SSE) investigan la viabilidad de construir una línea de alta tensión eléctrica entre el Reino Unido y Noruega. El enlace HVDC tendrá una capacidad de hasta 2 GW y la ambición es de origen hidráulico, capaz de  interconectar flexiblemente  con las fuentes de energía intermitentes como la eólica. Y, en un reciente informe encargado por Greenpeace a partir de especialistas en consultoría de ingeniería Energynautics, el estudio titulado: “Batalla de las Redes”, llegó a la conclusión de que la gestión de redes inteligentes y la tecnología de control (junto con una red de transporte), pueden desempeñar un papel importante en el equilibrio de forma fiable, y dar suministro de energía renovable a la demanda variable de todo el continente.

Además, según un informe provisional de la Plataforma Nacional de la Electromobilidad de la Carga de Infraestructura, y Red de Integración del Grupo de Trabajo, la red alemana de energía ya podría manejar un millón de vehículos eléctricos, con la industria de servicios públicos del país, convencido de que el gobierno federal tiene como objetivo tener más o menos un millón de vehículos eléctricos en sus carreteras para el año 2020, en el cual no se plantea ningún problema para la red.

El futuro desarrollo de las tecnologías de redes inteligentes, ofrece nuevas oportunidades, como por ejemplo, en 2020, la carga inductiva sin cables y la carga de corriente continua de alto voltaje que carga más rápido y más conveniente, concluye el informe. Así pues, parece que la adición de nuevos tipos de carga (como los vehículos eléctricos), y el crecimiento rápido de los recursos de generación intermitente (como las energías renovables) están transformando el sistema energético de maneras imprevistas.

Fuente: entsoe

Te puede interesar

Escribe un comentario