El ruido producido por el hombre afecta a las plantas

 

 

El ruido afecta a las plantas

 

Un número creciente de estudios indican que los pájaros y otros animales cambian su comportamiento como respuesta al ruido producido por el hombre, como el proveniente del tráfico y otras máquinas. Pero el ruido humano no sólo afecta a la fauna. Puesto que muchos animales también polinizan plantas o comen sus frutos y dispersan sus semillas, el ruido producido por el hombre también puede provocar una onda expansiva en la vegetación, asegura un nuevo estudio recién publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B.

 

Así pues lo que hizo fue acudir a un terreno natural donde poder analizar estas cuestiones. El sitio elegido fue una reserva natural situada en Nuevo México, la Rattlesnake Canyon Wildlife Area. Es un area cubierta de arbustos, pinos y otras coníferas donde existen abundantes yacimientos de gas natural. Las compresores usados para extraer estos hidrocarburos producen un constante y sonoro ruido durante las 24 horas del día. Desde 2007 hasta 2010 los investigadores estudiaron allí cómo afecta el ruido a las plantas.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que el ruido tiene un papel determinante en el comportamiento de la fauna y que esto tiene variados y complejos efectos sobre la vegetación. Así, descubrieron que un laborioso polinizador de plantas, el colibrí ‘Archilochus alexandri’, frecuenta las zonas más ruidosas, situadas cerca de las áreas de extracción de gas. Esto se debe a que el principal predador del colibrí, un córvido llamado ‘Aphelocoma californica’ y similar a la urraca y el arrendajo europeos, detesta las áreas ruidosas.

 

De esta forma, las zonas con ruido sirven de refugio al colibrí y este las visita más, hasta 5 veces más que las partes ruidosas de la zona estudiada. Como consecuencia de ello, los investigadores observaron que las especies de plantas que el colibrí poliniza se ven especiamente atendidas en las zonas ruidosas y menos en las silenciosas. Debido a ello, la fertilidad de esas plantas es mayor en las zonas ruidosas.

 

En especial, estas dependencias ruido-fauna-flora se ha comprobado en los pinos de la zona, a través del comportamiento de los roedores y córvidos.

 

Fuente: El Mundo

 

 

Te puede interesar

Categorías

Medio Ambiente

A. Esteban

Mi nombre es Antonio, soy Licenciado en Geología y Master en Geofísica y Meteorología con especialización en el Análisis de Recurso Solar y... Ver perfil ›

Escribe un comentario