El retraimiento de la banquisa acrecienta el tráfico marítimo en el Ártico

 Ártico

Cuando se trata del Ártico, la hazaña y la aventura no parecen estar tan lejos. La llegada de un carguero chino al Gran Norte ruso, da buena fe de esto. El Yong-Sheng es el primer barco comercial chino en tomar esta ruta, y por eso tiene la categoría de símbolo.

Su odisea ilustra las ambiciones de Pekín en este espacio septentrional y destaca las esperanzas desmedidas que rodean la región en general y la navegación sobre el océano glacial ártico en particular.

El Yong-Sheng debería llegar hoy domingo 25 de agosto al estrecho de Bering, entre el extremo oriente ruso y Alaska, dispuesto a tomar la ruta del Noreste que une Asia con Europa, pasando por las costas norte de Rusia.

El rompehielos atómico ruso ib-50-Let-Pobedy espera para abrir la vía. Se trata de uno de los cuatro rompehielos a propulsión nuclear utilizados en la región actualmente. Esta parte oriental del camino es la más arriesgada por culpa de la presencia eventual de bloques de hielo flotantes empujados por los vientos del Norte.

Le harán falta de ocho a nueve días al Yong-Sheng para navegar hasta el mar de Kara, el punto más al oeste del Noreste. De ahí, navegará hacia los Países Bajos, donde debería acostar en el puerto de Rotterdam el próximo 11 de septiembre.

 Más información – El océano hace fundir el Antártico por debajo

Te puede interesar

Escribe un comentario