El reto de gestionar desechos electrónicos

desechos electrónicos

La creciente masificación de los equipos informáticos ha creado una gran preocupación con respecto a la gestión de sus desechos una vez que haya cumplido su vida útil,  el tema se vuelve más inquietante si tenemos en cuenta que éstos caducan muy rápidamente debido a que los constantes avances tecnológicos los dejan obsoletos muy pronto.

Los equipos informáticos producen cuatro grandes grupos de desechos: electrónico, vidrio, plástico y cargadores y baterías, que son los componentes de ordenadores, monitores, móviles, etc.

La gestión de estos elementos ha llamado la atención de la OMS que identifica en los mismos metales como plomo,  mercurio y arsénico además de otros altamente nocivos para la salud. En el sentido de la salud pública el problema es que estos metales pueden intervenir en el crecimiento celular, dicho de otra manera, son cancerígenos.

Adicionalmente, la OMS ha enumerado dos grupos cuya exposición a estos materiales es más peligrosa que son los niños y los trabajadores informales del sector de reciclaje que manipula estos residuos de manera inadecuada.  Señala que los niños, por su peso y tamaño, son más susceptibles de contaminación por agua, aire, alimentos y el suelo y los chatarreros están muy expuestos porque no disponen de la tecnolgía adecuada para manipularlos, este sector se siente muy atraído por la actividad del reciclaje de residuos electrónicos porque contienen metales como oro, estaño y niquel que tienen alto valor económico.

La UNESCO, por su parte, apoya diversos proyectos en el mundo para las organizaciones no gubernamentales se involucren en la gestión de los desechos electrónicos reutilizando los equipos recuperables para programas sociales de inclusión electrónica de los menos favorecidos o en la dotación de equipos informáticos en los laboratorios informáticos de las escuelas.

Te puede interesar

Escribe un comentario