El problema de la desertización del planeta

 Desierto

Definición de desierto: es un lugar donde llueve menos de 250 mm de agua al año. La desertización es un proceso natural que consiste en el avance del desierto hacia tierras habitadas y sustituyendo las tierras fértiles.

La desertización se produce normalmente en suelos frágiles o sometidos a un estrés demasiado importante. La desertización se aprovecha de la fragilidad de la capa vegetal y en vías de regresión o de un clima particularmente desfavorable.

Esto no es más que una paradoja aparente. Los desiertos “puros”, los auténticos, no progresan realmente. Ocupan el 8% de la superficie emergida y su superficie es constante. A veces su superficie aumenta temporalmente, pero luego vuele a sus límites.

De esta forma entre 1980 y 1984, el Sahara progresó cerca de 250 kilómetros hacia el sur, por el hecho de una sequía bastante importante. Pero durante los siguientes años, con la vuelta de las lluvias, volvió a recular 111 km. El único desierto que progresa verdaderamente es el de Mauritania, cuyas dunas avanzan hacia la costa Atlántica por culpa de los Alisios.

Si los desiertos son estables, no ocurre lo mismo con la desertización, puesto que progresa hacia zonas semiáridas o áridas, allí donde la pluviometría es insuficiente.

La desertización no sólo es un fenómeno natural, sino que se ve acentuada por la acción de los hombres en el suelo y el entorno en general (urbanización, calentamiento climático, agricultura…).

Más información – El desierto de Atacama es perfecto para generar energía solar 

Te puede interesar

Escribe un comentario