El petirrojo desorientado por las ondas electromagnéticas

Petirrojo

¿Estarán las actividades humanas en el origen de la deserción de pájaros migratorios de las zonas urbanas? El ruido electromagnético originado por los aparatos electrónicos puede perturbar su orientación, como lo muestra un estudio llevado a cabo por un equipo de la universidad de Oldenburg en Alemania, y publicado en Nature el pasado 8 de mayo.

Realizando varios experimentos sobre el petirrojo, Henrik Mouritsen y sus colegas han demostrado la influencia de las bajas frecuencias electromagnéticas sobre la brújula interna de estos animales. Los investigadores colocaron primeramente a los pájaros en jaulas de aluminio conectadas con el suelo.

Este tipo de instalación permite el bloqueo de las radiaciones electromagnéticas, pero no del campo magnético terrestre. En esta situación, los pájaros se orientan sin dificultad hacia su dirección migratoria.

Si embargo, cuando se colocan en jaulas de madera, pierden su capacidad de orientación. Lo mismo ocurre cuando su caja blindada está desconectada del suelo. “La jaula de aluminio conectada a la tierra protege del ruido electromagnético. Absorbe estas ondas y luego las liberas gracias a la circulación continua.

La madera, no es un material conductor, por lo tanto la jaula no está preservada de las ondas, al igual que ocurre con la jaula de aluminio desconectada del suelo”, explica Hervé Cadiou, especialista de la percepción magnética en los animales.

Te puede interesar


Escribe un comentario