El paso hacia atrás de Pekín en el arroz transgénico

 

Arroz

China ha anulado la importación desde 2013 de cientos de miles de toneladas de una variedad de maíz transgénico americano con el pretexto de que no había sido inspeccionado.

¿Estaría Pekín tomando distancias con los organismos genéticamente modificados (OGM)? El ministerio chino de la agricultura acaba de rechazar la renovación de los certificados de bioseguridad concedidos en 2009, con fines experimentales, a dos variedades de arroz transgénico, así como al maíz, y que expiraban el 17 de agosto. Así se paraliza toda perspectiva de futura comercialización.

Ninguna explicación oficial ha sido presentada explicando las razones de esta decisión. Conocemos el dilema chino: 7% de las tierras cultivables del planeta, el país debe alimentar a un 22% de la población mundial.

China se encuentra así obligada a examinar todos los medios que le permiten garantizar su seguridad alimenticia. Pekín invierte millones en la investigación de los OGM con el fin de mejorar los rendimientos de cereales. Pero el país busca desde 2012 enmarcar mejor su uso.

Esta decisión ha conducido a un conflicto larvado con los Estados Unidos. China bloqueó o anuló la importación desde 2013 de cientos de miles de toneladas de una variedad de maíz transgénico americano, con el pretexto de que no había sido inspeccionado.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario