El Parlamento Europeo quiere endurecer la lucha contra la contaminación del aire

PARLAMENTO-EUROPEO

El proyecto de nueva directiva sobre la calidad del aire actualmente en discusión en el seno de la Unión ha salido reforzada de su examen por la Comisión medioambiental del Parlamento Europeo. Reunida el pasado miércoles 15 de julio, ésta última ha incrementado la ambición de la propuesta inicial de la Comisión Europea.

Este proyecto legislativo concierne a la revisión de la Directiva del Aire de 1999, que fija los techos nacionales de emisión para los principales contaminantes generados por la industria, los transportes, la energía y la agricultura. Presentado en diciembre de 2013 por la Comisión Barroso, este texto prevé unos umbrales de emisión más estrictos y entiende la lista de los contaminantes concernidos al metano y a las partículas finas PM 2,5, particularmente peligrosas para la salud.

En su época, este endurecimiento de las medidas anticontaminación era justificado por Bruselas por una voluntad de reducir el impacto sanitario y evitar 58.000 muertos prematuros por año. La cuestión es de orden mayor, la contaminación del aire, que afecta a todas las grandes aglomeraciones, es un cancerígeno severo para el hombre, favoreciendo el cáncer de pulmón y de vejiga, enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Según la OMS, la exposición a las partículas finas estaría en el origen de 3,2 millones de muertes prematuras en el mundo. En Europa, los trabajos de la Comisión indican que 494.000 personas mueren todos los años de forma prematura, expuestas a un aire viciado.

Basándose en los umbrales de emisiones más exigentes, la propuesta adoptada por la Comisión medioambiental del Parlamento, debería permitir que se impida unas 75.000 muertes prematuras. También establece de forma más estricta los umbrales fijados para 2025, mientras que el texto de la Comisión no fija objetivos en este aspecto más que a título indicativo. Y además añade el mercurio a la lista de los contaminantes. Se trata en efecto de un metal muy tóxico para el sistema cardiovascular y el cerebro.

Te puede interesar

Escribe un comentario