El nuevo marco europeo para los OGM

OGM

Los veintiocho Estados miembros de la Unión Europea han dado luz verde, durante un consejo de ministros de medioambiente celebrado en Luxemburgo el pasado 12 de junio, a una reforma del proceso de autorización de organismos genéticamente modificados (OGM). Se trata de una nueva legislación que podría poner fin a una batalla política de cuatro años entre partidarios y oponentes de semillas transgénicas.

El procedimiento de homologación de los organismos genéticamente modificados en Europa es largo y complejo. La Comisión europea ofrece las autorizaciones de puesta en marcha o de puesta en cultivo de semillas transgénicas destinadas a la alimentación humana o animal, tras una evaluación, caso por caso, de los riesgos para la salud pública y el medioambiente realizada por la Autoridad europea de seguridad de los alimentos (EFSA).

Basándose en la opinión de EFSA, Bruselas somete su decisión al voto de los Estados miembros reunidos con ocasión de los consejos europeos. La autorización es validada si obtiene una mayoría cualificada; en caso contrario, la Comisión tiene la última palabra para decidir sobre su aprobación. La autorización de comercialización vale para el conjunto de la Unión europea, y por una duración máxima de diez años renovables.

Los Estados pueden hacer valer una cláusula de salvaguardia o una medida de urgencia para prohibir sobre el territorio uno de estos OGM. Deben basarse sobre motivos medioambientales y sanitarios.

Te puede interesar


Escribe un comentario