El Niño cada vez más activo con el calentamiento climático

 Tormenta

Hace ya más de 600 años que la más importante manifestación de la variabilidad climática natural no había sido tan intensa. El fenómeno Enso, que gobierna el clima mundial, habría tenido una actividad más importante en estos últimos treinta años sobre un período de 600 años.

La variabilidad natural del Pacífico ecuatorial juega un papel mayor en el clima mundial. Si el océano está más caliente o más frío que el estado medio, las sequías, las lluvias torrenciales que engendran crecidas o importantes desapariciones de la fauna marina pueden ocurrir en diferentes regiones del mundo. Esta variabilidad se caracteriza por el fenómeno de El Niño Southern Oscillation. Es de origen natural, pero según un estudio publicado en el Climate Past change, Esno habría sido más intenso en el siglo XX que durante los últimos 600 años.

En fase de El Niño, los alisios se debilitan, el Pacífico ecuatorial se calienta y la circulación atmosférica se modifica. El norte de América del Sur sufre por culpa de lluvias torrenciales, los ciclones en el Pacífico cambian su trayectoria y Australia conoce importantes sequías. Enso modifica el clima mundial, y una de las preguntas sensibles es saber si se ve afectado por el calentamiento de origen antrópico actual. Y esto supone una de las mayores incertidumbres en cuanto a previsión climática.

El fenómeno Enso no es lineal y no es un ciclo, por eso es difícil prever sus fluctuaciones futuras. Por otro lado, los datos instrumentales son demasiado recientes para que los científicos puedan determinar precisamente la frecuencia, o la intensidad del acontecimiento a lo largo del tiempo. Hoy en día, los climatólogos utilizan los datos paleontoclimáticos como los corales, los anillos de los troncos de árboles o los sedimentos de lagos para determinar mejor la actividad de Enso. Pero muchas veces, las reconstrucciones de su variabilidad temporal, a partir de estos testimonios, divergen.

 Más información – Los ríos atmosféricos y las inundaciones

Te puede interesar

Escribe un comentario