El Mediterráneo se acerca al burn-out

Mediterraneo

Las costas de la cuenca del Mediterráneo, donde viven 150 millones de personas, se acercan al burn-out. Demografía, turismo, acuicultura y contaminación, todo progresa a gran velocidad. Este mar semicerrado, que representa menos del 1% del océano mundial, pero que alberga entre un 4% y un 18% de las especies marinas conocidas, sufre un desarrollo económico inédito, que amenaza ecosistemas de hecho degradados y especies en peligro.

En un estudio publicado el pasado 19 de enero, el Fondo Mundial para la Naturaleza pone en alerta sobre la ausencia de planificación del espacio o de estrategia global que pudiera poner en peligro el Mediterráneo. Gracias a una serie de mapas, el estudio muestra un desarrollo de actividades como transporte marítimo, pesca, explotación minera, implantación de políticas o protección de cetáceos. Un desarrollo económico donde todo está mezclado. Zonas de exploración de hidrocarburos que entorpecen por ejemplo las áreas marinas protegidas.

El único campo donde hay una pérdida de velocidad es en la pesca profesional. Esta se debilita desde hace 20 años, víctima de la vez de la caída de los recursos, y de la pasión por la pesca deportiva. Sin embargo, hoy en día, la pesca proporcionada por los 73.000 barcos de la región, de los cuales el 80% son artesanales, sigue siendo importante para la alimentación de las costas sur del Mediterráneo.

La bajada de stocks de peces podría favorecer el desarrollo de la acuicultura, que progresa en más de un 8% al año desde hace más de 40 años. Esta producción ha pasado de 540.000 toneladas en 1990, a 1,4 millones de toneladas, superando la pesca tradicional. Esencialmente se concentra en 6 países. Cabe destacar que este tipo de cultivo marítimo se practica en las costas donde se encuentra en competencia directa con otro tipo de actividades.

El Mediterráneo atrae a trescientos millones de personas al año, aproximadamente el 30% de los turistas internacionales que visitan el mundo. En pocos años se ha convertido en la segunda región de cruceros, por detrás del Caribe, con 27 millones de pasajeros al año. El turismo es uno de los temas de desarrollo privilegiados por la Comisión Europea. Desde hace varios años, esta intenta promover a la vez un desarrollo económico del nuevo Eldorado marino y la protección del espacio a través del concepto “Crecimiento Azul”.

La explotación minera constituye uno de los cuatro otros ejes de la estrategia comunitaria. Los fondos marinos deberían proporcionar sulfuros y nódulos polimetálicos, cobalto pero también cobre, níquel, plomo, zinc, etcétera. La búsqueda de hidrocarburos ya ha comenzado. La producción de gas submarino se ha multiplicado por 2 entre 2000 y 2009. Aproximadamente el 40% de la cuenca mediterránea es zona abierta a la exploración, o es objeto de otro tipo de ofertas.

Te puede interesar

Escribe un comentario