El manglar, un escudo roto entre el mar y la tierra

Manglar

En los pueblos suspendidos por encima del delta del río Mahakam, en la región Indonesia de Kalimantan, en Vietnam, o un poco en todas partes en las Filipinas, el mismo paisaje desolador desfigura las costas. En cuanto a la tierra, una banda de manglar destaca en un horizonte verde. Pero en el litoral, sólo queda una zona marrón de un agua embarrada donde aparecen los esqueletos de árboles recortados que emergen de bastos rectángulos separados por diques lisos.

A partir de los años 80, el boom del cultivo de cangrejo ha atraído al litoral poblaciones que buscaban trabajo, pero los pescadores, se han tenido que marchar por no poder acceder a la costa. La deforestación en todos los casos ha privado de peces y finalmente el recurso se ha agotado. Todo ha ido muy rápido. Puesto que cuando una cuenca deja de ser productiva, vacía de sus nutrientes, contaminada por los productos fitosanitarios y antibióticos, hay que desplazarse hacia otro lugar.

El acuicultivo industrial ha vuelto a diseñar a su manera costas enteras del planeta. Esta es la primera causa de la pérdida del manglar en el mundo, esa especie de bosque al pie del agua que cubre las tres cuartas partes de los litorales en las regiones tropicales por lo menos hasta finales del siglo XX. Sin embargo en muchas regiones, tan sólo queda una costa marina devastada. La concentración excesiva ha hecho que los cangrejos se vuelvan vulnerables. Las explotaciones se han agotado a través de diferentes virus sucesivos en los años 90 y 2000, y después han sido abandonados.

Te puede interesar

Escribe un comentario