El horno microondas no es tan malo

 MIcroondas

El horno microondas está presente en la mayoría de los hogares. De fácil uso y muy rápido, ha facilitado la vida de muchas personas.

Si el horno microondas tuvo durante mucho tiempo una mala reputación por el hecho de su impacto potencial sobre la salud y el medioambiente, hoy en día se acepta de forma diferente, a medida que la gente pasa menos tiempo en la cocina. ¿Realmente el horno microondas es tan malo para la salud y el entorno? Parece extraña esta afirmación, pero en ciertas circunstancias, sería más bien beneficioso.

Hay que saber que la cocción de alimentos no constituye más que una porción del consumo eléctrico doméstico. Comparada con la calefacción o la iluminación, la cocción no cuenta mucho en la factura de la electricidad de un hogar. Los hornos microondas cada vez consumen menos energía eléctrica que los hornos eléctricos tradicionales.

Un horno eléctrico clásico requiere de media unos 3000 vatios, mientras que un horno microondas requiere justamente la mitad de energía. Y dado que hace falta menos tiempo para cocer un alimento en el horno microondas, el consumo eléctrico es de hecho bastante modesto.

Más información – El adiós a las bombillas incandescentes

Te puede interesar

Escribe un comentario