El hidrógeno como combustible

El hidrógeno desde hace décadas despierta el interés debido a sus posibilidades como combustible alternativo limpio. El hidrógeno tiene características muy positivas para este fin  como: es abundante en el medio ambiente, no produce olor, no detona al aire libre, es muy reducido las emisiones que generan. En conclusión es igual de seguro que el combustible fósil pero menos contaminante.

Además hay diversas fuentes para obtener el hidrogeno como la electrolisis, del gas natural y de la biomasa.

La razón por la que todavía no se lo utiliza en forma masiva es porque la tecnología aun no es lo suficientemente eficiente para un uso masivo. A nivel industrial recién se están comenzando a equilibrar la ecuación costo-beneficio.

El hidrogeno como combustible puede ser utilizado para todo tipo de vehículos desde automóviles, camiones, aviones, autobuses, barcos, submarinos, etc.

Algunas empresas automotrices están lanzando algunos modelos con motores que utilizan hidrogeno, pero todavía falta desarrollar y consolidar la tecnología para que pueda ser utilizado en todos los medios de transporte.

El automóvil de Honda llamado FCX Clarity es comercializado en EE.UU y Japón con un motor que funciona con célula de combustible a hidrogeno.

Si se lograra un uso generalizado de este tipo de tecnología se reduciría notablemente los niveles de contaminación de las grandes ciudades donde circulan millones de vehículos.

El hidrogeno  es un elemento muy prometedor para el futuro cercano en especial en los medios de transportes urbanos.

En el siglo XXI se caracterizara por el uso de varias fuentes alternativas de energías así como de combustibles para cubrir las necesidades energéticas. Se acabara la supremacía de un solo elemento como ocurrió por décadas con los combustibles fósiles.

El hidrogeno será uno de los protagonistas mas importantes debido a sus importantes beneficios no solo como productos sino por su escaso impacto ambiental.

Te puede interesar

Escribe un comentario