El gobierno español apuesta por el gas de esquisto

Gas esquisto

El gobierno español ha decidido apostar por la técnica de fracturación hidráulica para extraer gas y petróleo de esquisto, y esto a pesar de la fuerte oposición de muchas plataformas ciudadanas y de la mayoría de las regiones, entre ellas Cataluña, que no quieren saber nada de esta práctica tan controvertida en su territorio.

El enfrentamiento dura ya casi dos años. Para tratar de superar la resistencia local, el Ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, presentó el 12 de diciembre, varios cambios en la ley de hidrocarburos de 1998 para fomentar lo que él ve como una prioridad. De hecho, más de 70 permisos de investigación ya han sido autorizados, y sesenta están pendientes de aprobación, por lo que España es uno de los países europeos, después de Polonia y del Reino Unido, que más hacen por la explotación del gas de esquisto.

Soria propone, concretamente, el establecimiento de un nuevo impuesto para gravar la extracción de hidrocarburos (hasta del 8%) y cuyos ingresos se utilizarían en parte para financiar las regiones y municipios en donde se llevarían a cabo los proyectos de explotación. El ministro también quiere permitir a los propietarios de tierras que se incorporen en el proyecto mediante la obtención de derechos como miembros -en lugar de ser expropiadas y compensados económicamente- dándoles así hasta el 1% de los beneficios futuros de estas explotaciones.

Te puede interesar

Escribe un comentario