El futuro de las micropilas de etanol

 Etanol

Para alimentar los dispositivos móviles del futuro, las micropilas de combustible se presentan como una clara alternativa, especialmente aquellas que obtienen su energía a partir del etanol. Pero a pesar de estos avances, el marketing no está tan cercano.

En los últimos años, las micropilas de combustible hacen soñar a los fabricantes de aparatos electrónicos. De hecho, prometen una mayor autonomía de las baterías de iones de litio, mientras que reducen el tiempo de recarga. El uso directo de hidrógeno no es posible en esta tecnología, ya que es gaseoso a temperatura ambiente.

Por lo tanto, los grupos de investigación se han dirigido a otros combustibles, como el metanol o el etanol, que son ricos en enlaces de hidrógeno. Específicamente, en las micropilas de combustible alimentadas con alcohol.

Estos enlaces químicos se rompen, liberando hidrógeno y dióxido de carbono (CO2), al tiempo que proporcionan los electrones necesarios para la aparición de una corriente eléctrica. El hidrógeno, entonces migra hacia el cátodo, donde reacciona con el oxígeno para formar moléculas de agua, captando esta vez electrones.

Te puede interesar

Escribe un comentario