El deshumidificador ayuda a ahorrar energía

 Humedad

El aire es un gas que contiene más o menos vapor de agua. Demasiada humedad en el hábitat puede causar problemas de salud, y también degradaciones importantes en las ventanas, muros, así como la aparición de malos olores, etc. En resumen, lo ideal es poder desprenderse del exceso de humedad, o al menos poder controlarla.

Respiración, limpieza del suelo, lavadora, ducha, problemas de estancamiento… las fuentes de producción de vapor de agua y por lo tanto de humedad son múltiples. Una familia de 4 miembros puede producir hasta 20L/día. Para controlar y absorber la humedad de una habitación, como el cuarto de baño o la cocina, un deshumidificador de aire puede cumplir su función y permitir la obtención de resultados inmediatos.

La tasa de humedad relativa normal es de 45%. Para ello, los reflejos indispensables consisten en airear al menos una vez al día, durante 5 a 10 minutos, con las ventanas abiertas de par en par.

Los deshumidificadores son eficaces a varios niveles: absorben la humedad y permiten recuperar el agua almacenada. El riesgo de desarrollo fúngico se ve reducido por la ausencia de moho provocado. La calidad del hábitat y del aire interior mejora considerablemente. Se puede llegar a absorber hasta 30 litros de humedad en 24 h.

Más información – Alfombras naturales y ecológicas

Te puede interesar

Escribe un comentario