El deshielo de los glaciares influye en la gravedad

glaciar-en-deshielo

Explorando los datos adquiridos por el satélite europeo Goce, entre 2009 y 2012 y los recogidos por su predecesor Grace, los científicos han descubierto que las pérdidas de hielo en estos últimos años en el Antártico occidental tienen un efecto significativo sobre el campo de gravedad de la región.

Encargado de estudiar las variaciones de la gravedad terrestre y de la circulación oceánica a débil altitud (250 km), el satélite Goce (Gravitiy field and steady-state Ocean Circulation Explorer) se ha consagrado durante cuatro años, de 2009 a 2013, de recoger los datos con una resolución inigualable.

La misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha ofrecido medidas mucho más precisas que su antecesor, lanzado en 2002, y coordinado por la NASA y la Agencia Espacial Alemana, Grace (Gravity Recovery and Climate Experiment).

Muy apreciadas por los geólogos, sismólogos y oceanógrofos que pueden así estudiar los cambios en la corteza terrestre, el manto superior o el nivel de los océanos, las informaciones reproducidas en el geoide son igualmente muy preciosas para los climatólogos y glaciólogos.

En efecto, al igual que en los macizos montañosos o las grandes fosas oceánicas, las modificaciones de nuestros dos casquetes glaciares tienen una influencia nada desdeñable sobre la gravedad terrestre.

Te puede interesar

Escribe un comentario