El cultivo de los OGM autorizados en la Unión Europea

OGM

Europa ha puesto fin a años de bloqueo en el dossier OGM. El martes 13 de enero, los eurodiputados adoptaron por amplia mayoría una enmienda a una directiva fechada en 2001, permitiendo a un país de la Unión oponerse a los cultivos de organismos genéticamente modificados en su territorio, incluso si existe una autorización desde Bruselas. Al mismo tiempo, esta legislación, que entrará en vigor en primavera, debería facilitar el cultivo de semillas transgénicas en el viejo continente, hostil a las biotecnologías.

Hasta ahora, la Comisión autorizaba los OGM tras obtener permiso de la autoridad europea de seguridad de los alimentos, pero se veía sistemáticamente confrontada la hostilidad de los Estados anti OGM, durante los Consejos Europeos, y no conseguía obtener la mayoría cualificada durante la votación. Por su lado, los estados anti OGM, no podían prohibir los cultivos transgénicos más que asumiendo en su territorio las cláusulas de salvaguarda o medidas de urgencia por motivos medioambientales y sanitarios. Un procedimiento muy frágil jurídicamente.

Sin embargo, las capitales podrán evocar igualmente motivos de política medioambiental, agrícola o socioeconómicos. En el detalle, los Estados que desean rechazar los OGM tendrán que negociar con los productores de semillas, bajo la vigilancia de la Comisión, para pedir que sean retirados del perímetro de cultivo propuesto por las empresas. Si la firma se niega, el Estado miembro podrá sin embargo prohibir de manera unilateral los OGM. Esto debería en toda lógica, impedir que las firmas de biotecnología contesten sus decisiones ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Te puede interesar

Escribe un comentario