El coche eléctrico cargado en 15 minutos con baterías inteligentes

Carga electrica

El coche eléctrico parece tener cada vez más adeptos. Sin embargo, la cuestión de la autonomía constituye todavía un freno para el despliegue de este tipo de vehículos. Gracias a un proyecto llevado a cabo por investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza, pronto será posible llenar de electricidad la batería del vehículo en el mismo tiempo que se llena el depósito de gasolina.

En España, las matriculaciones de coches particulares eléctricos han progresado en el último año. Para amplificar todavía más el éxito del coche eléctrico, será necesario que éste aumente en autonomía. En todas partes del mundo, ingenieros e investigadores trabajan para mejorar los rendimientos de las baterías. Los de la Escuela Politécnica Federal de Lausana han escogido interesarse por otro aspecto del problema, el del tiempo de recarga de las baterías. De esta forma proponen, gracias a un sistema de almacenamiento intermediario, cargar la batería del vehículo eléctrico en solo 15 minutos.

No cabe duda de que las baterías han progresado mucho a nivel del almacenamiento. Hace algunos meses, Elon Musk, el presidente de la Sociedad Tesla Motors, el gran fabricante de coches eléctricos, estimaba que de aquí a 2020, la autonomía de esos vehículos podría superar los 1000 kilómetros. Si una promesa así podría hacer decantar a muchos usuarios potenciales para que den el paso, es la red eléctrica la que correría el riesgo de no resistirlo. ¿Cómo podría soportar la carga simultánea de miles de vehículos? Esta es la cuestión que se han planteado los investigadores de la Escuela Politécnica de Lausanne.

Según ellos, una de las principales dificultades relacionadas con los coches eléctricos es el tiempo de recarga. Para hacerse una idea de la amplitud del problema, conviene imaginar que hace falta un minuto 30 segundos para llenar el depósito del vehículo que funciona con diesel. Un lleno que permite después circular durante 1000 km. En un minuto 30, la carga de la batería de un coche eléctrico tan sólo le aportaría 6 km de autonomía. Para cargarse más rápido, la cuestión es simple, hay que aumentar la potencia de entrada, con el riesgo de hacer que se caiga la red eléctrica.

Los investigadores de la Escuela Politécnica han inventado un sistema de almacenamiento intermediario. Este almacenamiento de electricidad está constituido por una batería de litio-hierro. Esta batería se alimenta continuamente y en pequeñas dosis de la red eléctrica. Cuando llega un vehículo eléctrico, es esta batería tampón la que proporciona, en el mismo momento y sin tener que solicitar la red, la potencia indispensable para una carga ultrarrápida.

Te puede interesar

Escribe un comentario