El calentamiento desorienta a las ballenas

 Ballena

Los biólogos no saben cómo explicárselo. El pasado domingo 12 de mayo, una ballena gris fue vista a lo largo de Namibia. Cazada masivamente en el siglo XVIII, esta especie había desaparecido completamente del Océano Atlántico desde hace dos siglos.

Hoy en día, vive exclusivamente en el Ártico o en el Pacífico Norte y no se aventura nunca hacia el Sur del Ecuador. Sin embargo, los científicos del Namibian Dolphin Proyect no tienen dudas: el animal que fotografiaron en la bahía de Walvis (bahía de las ballenas) es sin lugar a dudas una ballena gris.

“A este acontecimiento excepcional, encontraremos sin duda una explicación excepcional”, dice Oliver Adam, especialista en sonido de las ballenas por la Universidad Paris-Sud. A menos que no se trate de un fenómeno más general. Puesto que si la ballena gris de Walvis es la primera que se encuentra en el hemisferio sur, se trata en realidad del tercer ejemplar de esta especia percibido a miles de kilómetros de su medio natural, desde 2010.

Este año, otra ballena gris, observada a lo largo de las costas israelíes fue sorprendida por su presencia en aguas del Mediterráneo. El año pasado, fue en el Atlántico, a lo largo de Canadá, que este cetáceo de 14 m de largo fue identificado en medio de un grupo de ballenas jorobadas.

Simples accidentes de recorrido o síntomas de cambios medioambientales, los científicos se preguntan por el sentido que se le debe dar a esta serie de situaciones de desorientación.

Más información – El calentamiento va a modificar las corrientes oceánicas

Te puede interesar

Escribe un comentario