El calentamiento climático y los castores

Castor

Gracias a sus presas, los castores norteamericanos participan activamente en la lucha para combatir el calentamiento climático, almacenando carbono en los sedimentos. Si su papel en el clima mundial parece poca cosa hoy en día, en el pasado esto no fue así, concretamente cuando los europeos todavía no habían conquistado América del Norte.

Los castores son conocidos por su ingenio, puesto que construyen su propia hábitat de vida. Estos mamíferos semiacuáticos construyen presas con madera y barro, que pueden alcanzar hasta 1 metro de alto por 75 m de largo. Es decir, que pueden modificar profundamente un ecosistema.

En efecto, se forman zonas húmedas contra corriente, evitando ciertas inundaciones. De esta forma, los castores diversifican los hábitats disponibles en los medios que ocupan, y favorecen la proliferación de nuevos organismos.

En otras palabras, las presas construidas por los castores retienen el agua, pero también los sedimentos y materia orgánica. Es así que ésta se va degradando lentamente, porque el agua reduce la cantidad de oxígeno que llega a los organismos que la va degradando.

Estas retenciones de agua secuestran el carbono, evitando que el CO2, ese gas de efecto invernadero sea emitido al atmósfera.

Más información – Nuevo acuerdo para combatir el cambio climático

Te puede interesar

Escribe un comentario