El calentamiento climático puede provocar el alargamiento de los vuelos trasatlánticos

avion

El refuerzo de los vientos del oeste en altura reducirá la velocidad de los aviones que van de Europa a América del Norte, explican unos investigadores británicos. Según sus estimaciones, cada año, estos vuelos trasatlánticos exigirán 2000 horas más porque la reducción del tiempo de vuelo a la vuelta no compensará este retraso, tal y como se explica en los aeroclubs.

Los investigadores han estudiado la incidencia y un aumento de la tasa de gas carbónico en la atmósfera sobre los vientos de altura de los que saben beneficiarse las compañías aéreas para los vuelos trasatlánticos. Soplando de Oeste a Este, estos jetstreams reducen el tiempo de trayecto hacia Europa, pero lo aumentan en el otro sentido. Actualmente, estas duraciones son respectivamente de menos de 5 horas y media con un viento fuerte, y de 7 horas con un viento de frente, la duración sin viento está en las 6 horas. Modificaciones en las temperaturas deberían cambiar estos grandes movimientos de aire.

Los investigadores han calculado los efectos sobre los vuelos en un período de 20 años, para tener en cuenta los efectos de las estaciones, porque los vientos de inviernos no son los del verano, y porque varían de un año a otro. Las rutas estudiadas son las que actualmente van seguidas por aviones que hacen el trayecto entre Londres y Nueva York.

La conclusión es clara, los vuelos hacia el Este se verán acortados de media en 4 minutos, y los viajes hacia el Oeste se verán prolongados en algo más de 5 minutos, es decir un ida y vuelta, tendrá un aumento de un minuto 18 segundos más que lo que actualmente se hace. En el futuro, los vuelos hacia América tendrán dos posibilidades más de superar las 7 horas, y en el otro sentido, dos veces más de reducir el trayecto a 5 horas 20. Esta duración es el récord actual, registrado el 8 de enero de 2015. El balance global en la ida y vuelta, es un aumento de 2000 horas de vuelo cada año.

Este aumento de la duración de los vuelos trasatlánticos conduciría a una actividad aérea constante, a un consumo más alto de aproximadamente en 21.000 toneladas de carburante. Además habría un aumento anual de emisiones de CO2 de 70.000 toneladas. Los investigadores también han hecho el cálculo tomando la tarifa actual de carburante, y el resultado final sería de unos 20 millones de euros que habría que pagar de más.

En 2013, estos autores también habían estudiado los efectos de un calentamiento climático en los vuelos trasatlánticos, y entonces concluyeron que los aviones sufrirían mayor número de turbulencias, al menos durante más tiempo, entre 7 y 14 minutos más en un vuelo realizado en invierno.

Te puede interesar

Escribe un comentario