El blanqueo de la madera ilegal en Brasil

Madera

En Brasil, el juez federal Bruno Valente acaba de abrir una investigación sobre un sistema permanente, el “blanqueo” de un nombre importante de madera ilegal. Se trata de una parte de este tráfico el que ha sido destapado por Greenpeace, en una investigación detallada centrada en Pará.

Esta madera cortada de forma ilegal se exporta de manera masiva. Francia es el principal importador europeo de madera procedente de la Amazonia brasileña. Según la organización ecologista internacional, “las cadenas de abastecimiento están contaminadas por la madera procedente de los aserraderos que han conseguido madera ilegal”.

En Brasil, la tasa de deforestación de la Amazonia, el mayor macizo forestal tropical, ha crecido en un 28% en 2013, tras cuatro años de bajadas consecutivas. Desde el mes de noviembre, un sistema de cartografía forestal desarrollado por equipos de la Universidad de Maryland y de Google, establece una nueva base de referencia para la evaluación de la deforestación a través de todo el mundo. Los resultados son inquietantes. Cada minuto, el planeta pierde el equivalente a 50 campos de fútbol de bosque.

Según los datos del Instituto nacional de investigación espacial, los Estado de Roraima (norte), de Maranhao (noreste) y sobretodo de Pará (norte) y del Mato Grosso (centroeste), estas tierras de grandes productores de soja y de ganaderos bovinos, han conocido el mayor pico de deforestación en aumentos oscilantes del 37% al 52%. El Pará se lleva la palma con la mayor superficie deforestada, con 2.379 km2.

Te puede interesar

Escribe un comentario