El autoconsumo de energía puede ser una realidad a mediano plazo

energía solar para autoconsumo

A lo largo de este blog nos hemos referido a la posibilidad de generar energía en forma independiente por parte de una casa o un edificio. Como sabemos, además de la energía solar térmica, que permite ser usada para calentar el agua de nuestras viviendas -y que es obligatorio instalar en las nuevas construcciones- existe la posibilidad de generar energía eléctrica de fuente solar, a través de céludas fotovoltaicas.

Ahora bien, a diferencia de la térmica, la generación de energía fotovoltaica para el autoconsumo está, en cierto modo, prohibida. En efecto, conforme a la legislación vigente, el productor doméstico, luego de haber tenido que aportar un aval bancario y acordar la conexión con una empresa eléctrica, tiene que volcar la energía que produce a la red. A cambio, recibe una prima, que toma en cuenta lo costoso de producir esta energía.

Este esquema había funcionado básicamente porque producir energía fotovoltaica resultaba mucho más costoso que la que recibimos del sistema eléctrico; sin embargo, a medida que sus costes disminuyen y aumentan los de la energía convencional, esta fuente se vuelve atractiva.

Pareciera que el Gobierno está consciente de esta situación, pues está elaborando un proyecto de Real Decreto que facilitaría el procedimiento autorizatorio para que una pequeña instalación pueda producir y consumir energía eléctrica (tanto solar como de otras fuentes renovables), así como un mecanismo de “conciliación de cuentas” para que sólo pague a la empresa operadora de energía la diferencia entre lo que produce y lo que consume. No obstante, somete a estos micro generadores a las cuotas de producción que se aplican a todo el sistema, y continúa exigiéndoles un aval bancario.

¿Crees que este decreto dará un impulso a la generación de electricidad para autoconsumo de fuentes limpias, o que las limitaciones que mantiene harán que tenga un efecto nulo? Nos gustaría saber tu opinión.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Albert dijo

    Pues todo depende de como se redacte el RD. La desventaja de los RD es que no pasan por el Senado, por lo que no tienen el filtro de la constitución. Esto es malo, porque el sistema de mercado de la energia es de facto un oligopolio. Lo interesante es que “FACILITEN” la creación de este tipo de instalaciones,, no sólo por el aspecto ecológico, sino por la incidencia en el empleo.

Escribe un comentario