El autoconsumo de energía es “totalmente legal” según el IDAE

 

 

En los antecedentes de la nota informativa, fechada el 3 de febrero de 2012 y elaborada por el Departamento Solar del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), se explica que el interés suscitado por el autoconsumo de energía eléctrica ha provocado un “debate, en ocasiones poco documentado, que ha dado lugar a diferentes opiniones sobre la legalidad o no de autoconsumir producción propia de energía eléctrica”.

Para aclarar la situación, el texto recopila las referencias que existen en la normativa vigente sobre el consumo propio de energía eléctrica y concluye su análisis con tres conclusiones. La primera que “el marco normativo actual permite realizar instalaciones destinadas a producción para autoconsumo total o parcial de la energía, de forma totalmente legal, existiendo numerosas referencias en toda la normativa de aplicación, incluida la Ley 54/1997 del sector eléctrico, si bien bajo el régimen especial u ordinario de producción de energía eléctrica”.

La segunda resolución es que “la producción para autoconsumo en el ámbito del régimen especial u ordinario podría cambiar en el futuro, si se regula el autoconsumo mediante procedimientos como el denominado “balance neto” de compensación de saldos de energía, el cual permitiría esta actividad de producción para autoconsumo por parte del consumidor fuera del régimen de producción de energía eléctrica”.

Y la tercera que “la conexión en red interior es necesaria para que se produzca el autoconsumo, por tanto toda referencia en la normativa al autoconsumo debe entenderse referida a instalaciones conectadas en red interior”.

 

Una vez mostrado el marco legislativo, el IDAE explica en el informe cuál sería el procedimiento de legalización que “en líneas generales”, tendría que seguir el titular de una instalación de generación destinada a autoconsumo total o parcial. En total siete pasos que serían: licencia de obras y autorizaciones, solicitud de punto de conexión a la compañía distribuidora, autorización administrativa previa, certificado de instalación en baja tensión o acta de puesta en servicio, revisión de la compañía distribuidora, alta en régimen especial o inscripción en el registro, y alta en impuestos especiales.

Te puede interesar

Escribe un comentario