El aumento del nivel de las aguas amenazaría a ciertas grandes ciudades del mundo

oceano

Quemar los stocks de combustibles fósiles de la tierra recalentaría, a largo plazo, la atmósfera de tal forma que provocaría el deshielo total del Antártico, en el Polo Sur, y provocaría una importante subida del nivel de las aguas. La subida del nivel del mar que se provocaría tendría graves repercusiones sobre las zonas litorales de todo el mundo donde viven muchas personas.

De aquí a 10.000 años, Nueva York, Londres, Roma y Tokio podrían verse sumergidas, tal y como predice un estudio aparecido en la revista Science Advances. La razón es una subida de 60 metros del nivel del mar que sumergría a las grandes ciudades costeras.

Si ciertamente este escenario parece sacado de una película catastrofista, no deja de ser muy serio según los autores de este informe científico. Estudios anteriores sobre las modificaciones del Antártico ya fueron realizados pero se centraban en periodos de tiempo más cortos. En los años 80, se pensaba que las emisiones de dióxido de carbono no permanecerían en el aire y que el hielo tardaría más tiempo en fundirse. Sin embargo, hoy en día se admite que estos gases de efecto invernadero pueden perdurar miles de años en la atmósfera.

El equipo científico ha modelizado sobre un largo periodo de tiempo la manera en que el hielo del Polo Sur podría responder a un amplio abanico de escenarios de emisiones futuras de dióxido de carbono. Con ayuda de programas de simulación, muestran que la combustión de recursos fósiles, como el carbón y el petróleo, son suficientes para eliminar el casquete glaciar del Antártico, provocando la subida de las aguas del planeta.

Te puede interesar

Escribe un comentario