El almacenamiento de CO2 en las entrañas de la tierra

 Ecología

Para reducir las emisiones de CO2, se prevé inyectar este gas de efecto invernadero en las entrañas de la tierra, donde será almacenado por miles de años. Un nuevo test acaba de realizarse en los Estados Unidos. Su objetivo, determinar si los basaltos serían una buena roca para almacenar este gas, como lo dejan suponer los estudios de mineralización.

La mayorías de las soluciones emprendidas para combatir el calentamiento climático se centran en el CO2. El desafío es importante. En 2012, cerca de 35.600 millones de toneladas de este gas de efecto invernadero fueron liberadas en el atmósfera.

Las principales pistas emprendidas buscan a reducir al máximo, incluso suprimir, las emisiones de origen antrópico. Sin embargo, existen otras que tienen otra finalidad. ¿Por qué no captar el gas carbónico desde su producción, para después enterrarlo bajo tierra?

Varios proyectos han visto el día en el mundo, pero consisten principalmente en inyección de gas en los aquíferos salinos situados entre 8.000 y 3.000 m de profundidad, en medio de rocas porosas y permeables (gres, calcario) situados bajo una capa de “cobertura” (arcilla).

Este método tiene la ventaja de estar muy bien considerado por las industrias concernidas. En efecto, los lugares de enterramiento posibles son numerosos, con lo que reducir el coste de la captura, del transporte, y luego de la inyección de gas. Sin embargo, varios proyectos suscitan interrogantes, en razón de eventuales riesgos de fuga.

 Más información – El papel de las emisiones regionales de CO2

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Joel dijo

    Mas información sobre este post?

Escribe un comentario