El aceite de palma enciende la mecha de la deforestación en Indonesia

Palma

La isla Indonesia de Sumatra está de nuevo en el centro del huracán. Como cada año, con la estación seca, nubes de humo se forman encima de la provincia de Riau. La razón es una serie de incendios que surgen desde mayo y que afectan particularmente al parque nacional de Tesso Nilo, si damos fe a las imágenes satélites puestas en línea por el World Resource Institute.

El problema es que estos incendios no tienen nada que ver con las fuertes calores registradas en la estación seca en la región. En su mayoría son de origen criminal. Alternativas menos costosas que la limpieza mecánica, el quemado de rastrojos permite limpiar el bosque para plantar otros cultivos. El mercado más floreciente de la isla indonesia de Sumatra, es el aceite de palma, cuyo archipiélago asiático es el primer productor del mundo.

Este aceite, sacado de la pulpa del fruto de la palma, tiene mala reputación en Europa desde hace varios años. Peligrosa para la salud por su alto contenido en ácidos grasos saturados, conocidos por debilitar el aparato cardiovascular, también es objeto de denuncia por su impacto medioambiental.

Cultivada exclusivamente en regiones tropicales, su producción conduce normalmente a la destrucción de algunos bosques que son los más ricos del mundo. Indonesia no está libre de esta regla. Un estudio de 2012 mostraba que el país sufría la mismas circunstancias o peores que Brasil en términos de deforestación. Entre 2000 y 2012, el archipiélago habría perdido más de 6 millones de hectáreas de bosques vírgenes. Una superficie prácticamente equivalente a la de Irlanda.

Te puede interesar

Escribe un comentario