Después del escándalo de Volkswagen, Europa se pregunta sobre sus procedimientos de homologación

Volkswagen

En Europa, todos los grupos de vehículos deben homologar sus coches antes de ponerlos en el mercado a través de especialistas privados. Durante estos tests, el vehículo se ve sometido a un ciclo de homologación estandarizado de 11 km. Con los tests actuales, los fabricantes están seguros de ser homologados porque el motor del vehículo se ve poco solicitado, garantiza un especialista del seguimiento de vehículos.

En efecto, el sistema actual permite comparar varios vehículos, pero no muestra la realidad de sus emisiones en condiciones reales. Los fabricantes han establecido todos los medios para optimizar sus tests, vuelve a decir el especialista. Del lado de PSA, como de Renault, se reconoce haber optimizado los tests, hinchando por ejemplo más de la cuenta las ruedas con el fin de reducir la resistencia a la hora de circular, lo que permite que el motor esté menos solicitado y por lo tanto contamine menos. PSA reconoce los límites de los tests actuales. Por esta razón se requiere el establecimiento de nuevos procedimientos de homologación de aquí al año 2018.

Desde hace varios años, algunas ONG militan para la mejora de los tests porque la diferencia entre el rendimiento en materia de consumo como de emisiones de CO2 o de contaminantes de un vehículo en un test estandarizado y la realidad es chocante. En cuanto a los contaminantes, las emisiones de óxido de azote serían cinco veces más importantes en carretera que el límite autorizado.

Más allá de los tests de homologación, son los controles que se realizan a posteri que plantean también un problema. Una vez homologado, un vehículo rara vez es cogido, puesto que los controles técnicos son laxistas. Actualmente, los garajes no están obligados a testar las emisiones contaminantes o de CO2 de los vehículos diésel. De hecho, sólo la opacidad del humo emitido es analizado, indica un especialista.

Te puede interesar

Escribe un comentario