Descontaminar el agua a base de nanorobots de grafeno

Grafeno

Guiados por un campo magnético, minúsculos tubos de grafeno podrían almacenar los metales pesados disueltos en un agua contaminada. Entre las muchas posibilidades de la nanotecnología, algunos permiten producir milagros que en pocos decenios serán totalmente posibles.

Un grupo de investigadores internacionales afirma que unos nanorobots recubiertos de grafeno podrían descontaminar las aguas que contienen metales pesados. Estos trabajos de investigación muestran que es posible retirar el 95% del plomo contenido en el agua en una hora.

El rendimiento es interesante puesto que hay que recordar que la contaminación por metales como el mercurio, el cadmio y el cromo, y no únicamente el plomo, es un verdadero problema dentro de la contaminación medioambiental. Esta puede proceder de actividades industriales tan importantes como la explotación minera, la fabricación de baterías o la electrónica.

Para responder a este desafío, los investigadores han fabricado unos microobjetos cilíndricos compuestos de capas con agujeros. La capa más interna está constituida por un tubo hueco de platino que reacciona con el agua que contiene peróxido de hidrógeno. Estas microburbujas de oxigeno se forman en el tubo, y salen por una apertura.

El tubo de platino está recubierto por una capa de níquel ferromagnético, de manera que los tubos se comportan como microimanes en movimiento. De esta forma, es posible dirigir las trayectorias con ayuda de campos magnéticos variables. La capa externa que envuelve el níquel está fabricada de óxido de grafeno y es la que captura eficazmente los átomos de plomo.

El uso de campos magnéticos permite también desplazar estos microobjetos en el agua contaminada y extraerlos una vez terminada la colecta de los metales. Tratados con una solución ácida, desprenden los contaminantes y están de nuevo dispuestos para ser utilizados.

Los resultados obtenidos hacen pensar que el procedimiento puede también servir para extraer otros metales de las aguas contaminadas, y por un coste mucho más bajo que las otras técnicas utilizadas hasta el momento.

Te puede interesar

Escribe un comentario