Deforestación, un fenómeno que agrava el calentamiento climático

 Deforestación

Llamamos deforestación la regresión de las superficies cubiertas de bosque. La explotación anárquica y sin medida de ciertos núcleos forestales conlleva a la reducción considerable de bosques ecuatoriales. Según un reciente estudio americano, 80% de la superficie forestal mundial original ha sido destruida a lo largo de estos últimos 30 años.

La deforestación actual concierne esencialmente a los bosques tropicales, como la selva amazónica. Las causas principales son humanas. Más de la mitad de la deforestación es debida a los cultivos sobre bosque quemado para permitir una explotación agrícola como el cultivo de soja y la producción de carne de buey en Brasil.

La explotación de madera a una velocidad superior a la de la regeneración natural es también una consecuencia directa del mercado internacional de maderas tropicales. Finalmente, la urbanización es una razón que no se puede dejar de lado.

Los factores naturales, como las enfermedades y los hongos, la proliferación de especies, los incendios de los bosques, las erupciones volcánicas, y las tormentas no son controlables. Las consecuencias de esta deforestación anárquica son enormes.

Las emisiones de gas de efecto invernadero que causan el calentamiento climático serían una consecuencia de esta deforestación. También podrían engendrar consecuencias sobre el clima o sobre la biodiversidad. Los suelos se ven más expuestos a los fenómenos climáticos, y así millones de especies de animales y vegetales están condenadas a desparecer.

Por otro lado, la deforestación aumenta los problemas de falta de agua potable, puesto que los bosques tienen una acción importante dentro del ciclo del agua, ya que retienen la mayor parte del agua de lluvia.

Más información – EEUU perderá en 2030 una extensión de bosque del tamaño de Dinamarca

Te puede interesar

Escribe un comentario