Tener en cuenta las energías renovables en España de cara al futuro

renovables-españa

En el periodo en el que se encuentra ahora España con la formación de un gobierno es conveniente señalar los aspectos verdaderamente importantes sobre la energía renovable y su futuro. Las cuestiones energéticas en España son fundamentales de cara al desarrollo sostenible y para detener el avance del calentamiento global.

Existe el miedo a la extracción de gas mediante la técnica de fracking. Pero también es cierto que las reservas de gas en España para extraer son tan pequeñas que no es factible el uso de esta técnica. Tenemos que tener en cuenta las distintas energías renovables para desarrollarlas y hacerlas más eficientes y competitivas. Para poder extender su uso y reconocimiento tenemos que tener en cuenta diversos factores.

Para empezar debemos de electrificar su uso y olvidar cuanto antes a los combustibles fósiles que tantos gases de efecto invernadero están emitiendo a la atmósfera. A parte del calentamiento global, también hablamos de problemas respiratorios y en general de salubridad de las personas. También debemos de eliminarlos por su alto coste de importación que supera al de los ingresos obtenidos por turismo.

Se debería de producir dicha electricidad con energía renovables de modo que no se emitan tantos gases de invernadero a la atmósfera. Teniendo en cuenta que la reducción de los costes de la energía solar y la eólica son altos, podemos ver que incluso llegan a ser perfectamente competitivos con los combustibles fósiles como el carbón y el gas natural.

Sin embargo, España, a pesar de que tenemos el mayor potencial solar, nos hemos quedado atrás con respecto a otros países en generación de energía fotovoltaica. Países como Alemania e incluso Reino Unido cuyo cielo está casi siempre encapotado. Con las numerosas horas de sol que disponemos en España, y Reino Unido nos supera en energía solar. Además España, al ser el país con más insolación directa, puede almacenar en sales fundidas la energía producida y poder seguir utilizándola aunque no haya sol.

Está claro que a lo largo de este siglo se dejarán de utilizar los combustibles fósiles. Pero no por su agotamiento, si no porque su extracción cada vez será más costosa y difícil y en el mercado entrarán otro tipo de energías alternativas con menor coste, mayor eficiencia y mejor competitividad. Tanto el petróleo como el gas natural y el carbón ya no serán los combustibles que pongan los precios de salida de muchos productos debido a su origen. Las grandes petroleras europeas han previsto esto desde hace bastante tiempo y han empezado a invertir en energías renovables.

En general en España, falta una política energética que esté al servicio de los intereses de la mayoría. Siempre hemos tenido una política en la que las directrices son normas cuyas consecuencias sólo entienden las empresas que se benefician de ellas. Recientemente, se ha querido eliminar un déficit eléctrico poniendo como culpables a las energías renovables y sin tener en cuenta que los verdaderos generadores del problema son los combustibles fósiles y la energía nuclear.

Como consecuencia de este enfoque en el que las renovables tienen la culpa del déficit energético en España, han perdido mucha fuerza en el mercado y en las subvenciones y financiaciones para su estudio, investigación y desarrollo. Se ha destrozado literalmente el sector de las renovables en España, a pesar del gran potencial que se tiene. En lugar de ella, la política energética en este país es desastrosa, pudiendo ser tan competitiva con las renovables con países como Portugal, Francia, Alemania, etc.

En cuestión de energía solar y eólica tenemos mucha ventaja competitiva debido a nuestra localización y nuestro clima. Fomentando y desarrollando estas tecnologías podríamos sacar más beneficios y rendimientos económicos. Además podríamos emitir menos gases de efecto invernadero a la atmósfera y poder mejorar la salud de las personas a la vez que contribuimos a detener el calentamiento global. Serían casi todo ventajas, ya que también generarían numerosos puestos de trabajo para aquellos que se dediquen al estudio de las renovables.

Te puede interesar

Escribe un comentario