¿Cuál es el impacto de la inmensa fuga de metano en California?

California

California está en estado de urgencia. Desde hace más de 2 meses, una fuga de gas masivo afecta a la región de Los Ángeles. Este accidente industrial, calificado de desastre sin precedentes en California por los expertos, ha forzado a miles de residentes a evacuar la zona.

La fuga está situada a 2400 metros de profundidad en un pozo de extracción de gas natural, que representa una de las más grandes reservas de los Estados Unidos, a 50 kilómetros al noroeste de Los Ángeles. El pozo estaba siendo explotado por la sociedad de distribución Southern California Gas Co.

Desde su descubrimiento el 23 de octubre, la fuga vierte inmensas cantidades de metano en permanencia a la atmósfera. La agencia encargada de vigilar la calidad del aire en California, ha calculado que el pozo libera entre 30 y 58 toneladas de metano por hora, según unas cifras comunicadas el pasado 23 de diciembre.

Estas medidas periódicas ofrecen una tasa de emisión en el momento en el que los vuelos se efectúan y pueden variar considerablemente, concretamente en función de los vientos y de las condiciones meteorológicas. En cualquier caso, se puede hacer una estimación aproximada de la cantidad total de metano lanzada a la atmósfera. La cifra definitiva no se podrá conocer antes de tres o cuatro meses, una vez que la fuga esté colmada. Una operación larga y compleja, puesto que la compañía debe cavar un pozo paralelo para desviar el gas hacia un depósito natural, antes de condenar el pozo defectuoso.

La agencia encargada de vigilar la calidad del aire en California ha procedido igualmente a medir en tiempo real las concentraciones de gas incoloro e inodoro, en dos zonas de la periferia de Los Ángeles que pudieran estar afectadas por la fuga del gas. En los últimos 7 días, las concentraciones han alcanzado un máximo de 25 partes por millón, frente a los 2 ppm en tiempo normal en la naturaleza.

Unos resultados superiores a 10 ppm sugieren una cantidad excedentaria considerable de metano. El mayor nivel de metano medido en la zona desde el momento de la fuga ha sido de 230 ppm, a pesar de que tales niveles no fueron registrados de manera permanente.

Te puede interesar

Escribe un comentario