Continúa la polémica por el embalse de Biscarrués

Pocas veces la construcción de una obra de riego ha causado tanta polémica y enfrentamientos entre las comunidades organizadas. Hablamos del proyecto del Embalse de Biscarrués, sobre el río Gállego, en la provincia de Huelva, que había sido apoyado por el propio gobierno autonómico aragonés y previamente aprobado por el Ministerio del Ambiente, Medio Rural y Marino. Por un lado, el pasado 9 de abril se celebró una manifestación en Zaragoza, previamente convocada por la Asociación de regantes Riegos del Altoaragon, y apoyada por representantes de siete comarcas involucradas con el proyecto (Biscarrués, Hoya de Huesca, Los Monegros, Cinca Medio, Bajo Cinca, Somontano y La Litera) al igual que del Ayuntamiento de Huesca, para exigir el comienzo de las obras, que según los manifestantes se ha retrasado ya por diez años, debido a las presiones de grupos ecologistas “que no tienen nada que ver con las comunidades afectadas”.
A su vez, anteriormente varios grupos ecologistas han realizado manifestaciones en contra de la construcción del embalse. Más recientemente, cinco asociaciones muy conocidas (Greenpace,  WWF,  SEO/BirdLife,  Amigos de la Tierra y Ecologistas en Acción) han enviado una carta -ampliamente difundida por los medios de comunicación- tanto al Ministerio del Ambiente como al Secretario General del PSOE, denunciando que la construcción del embalse traería perjuicios ecológicos graves. Para reforzar sus argumentos han presentado tres informes científicos que demuestran -según han afirmado- la inviabilidad del proyecto.
Ante esta polémica, el Ministerio ha convocado durante la semana pasada a representantes de ambos sectores, antes de tomar una decisión más o menos definitiva al respecto.
Nuevamente nos encontramos con una disyuntiva, la de si ha de prevalecer el interés general de conservar el ambiente, frente a las necesidades económicas de pequeñas comunidades de campesinos.

Te puede interesar

Escribe un comentario