La contaminación acústica nos hace inconscientes del sonido de la naturaleza

Yellowstone

El regalo que es el sonido de un pájaro o el del agua cayendo sobre un manantial está siendo perdido debido a un proceso que se está pareciendo a una especie de sordera, según proclama un científico estadounidense.

La tranquilidad del coro del mundo natural está en peligro de ser perdido para la generación actual como las personas ignoran los sonidos que les rodean. Los niveles de ruido de fondo que están aumentando en algunas áreas amenazan a las personas en ser inconscientes de ciertos sonidos como el canto de un canario, el agua cayendo o el susurro de las hojas de los árboles cuando hay viento, los cuales pueden ser de vez en cuando escuchados incluso en zonas urbanas.

El problema es aún mayor cuando la gente escucha sus iPods a través de sus auriculares en vez de los propios sonidos de la naturaleza que pueden ser distinguidos de lo que es el tráfico, música y otro tipo de fuentes de sonido.

Yellowstone

Kurt Fristrup, científico del US National Park Service, dice: “este regalo con el cual hemos nacido, escuchar cientos de cosas en un radio de centenas de metros, todos esos increíbles sonidos están en peligro de ser perdidos a través de una amnesia generacional. Hay un peligro real, ambos desde la pérdida de agudeza auditiva, donde estamos expuestos al ruido por tanto tiempo que dejamos de escuchar, pero también es una pérdida del hábito de la escucha, donde perdemos la habilidad en engancharnos con el entorno en el cual fuimos creados”.

En los 10 pasados años, el US National Park Service ha grabado los niveles de sonido en más de 600 localizaciones en los Estados Unidos. Nadie fue inafectado por alguna forma de ruido proveniente desde la propia actividad humana, ya sea mientras se está en un vuelo, motos o autobuses. Sigue diciendo: “no es una sorpresa que cada vez más personas están utilizando auriculares para crear un entorno más acogedor o silencioso“.

El aviso llega al mismo tiempo que otros científicos están reportando los efectos benéficos en la salud al escuchar sonidos de fuentes naturales. La escucha de este tipo de grabaciones de parques nacionales o una cascada ayudaron a las personas a recuperarse de eventos de estrés.

Las razones para saber porque los sonidos de la naturaleza calman a las personas no queda claro, pero Fristrup especula que en millones de años de evolución hemos asociado los sonidos tranquilos de la naturaleza con la seguridad.

Te puede interesar

Escribe un comentario