Como preludio a la COP 21, Francia autoriza nuevas prospecciones petrolíferas

petroleo

A pocas semanas de la apertura de la Conferencia Mundial sobre el clima, COP 21, en París, el Gobierno multiplica las señales al menos contradictorias con la voluntad de ejemplaridad deseada por Francia. El pasado 30 de septiembre, el proyecto de ley de Finanzas de 2016 proponía una reducción del presupuesto del Ministerio de Ecología, al mismo tiempo que el de la ayuda al desarrollo. La víspera, el Boletín Oficial publicaba que se concedían tres permisos exclusivos de Investigaciones de hidrocarburos líquidos o gaseosos y prolongaba otras dos.

Los tres primeros permisos están asociados a las empresas Vermilion, Bluebach Ressources y Lundin International. Las dos moratorias son para el grupo European gas y Heritage Petroleum, y el otro para South Atlantic Petroleum y Marex Petroleum.

Sobre el papel, se trata de investigaciones de petróleo y de gas convencionales. Por lo tanto se excluyen los aceites y el gas de esquisto, cuya técnica de extracción hoy en día disponible, la fracturación hidráulica, ha sido rechazada en Francia por una ley de julio de 2011, en razón de sus peligros para el medio ambiente. La filial francesas del grupo canadiense Vermilion asegura así que en los documentos transmitidos al Ministerio de Ecología, no recurrirá a la fracturación hidráulica.

Segolene Royal, que en octubre de 2014 puso el veto a las prospecciones en el Parque Natural Regional de Luberon, se ha reafirmado en varias ocasiones que los gases de esquisto no son actualmente punteros, y que no habrá más investigaciones sobre el gas de esquisto.

Los que se oponen al gas esquisto sospechan de las petrolíferas ya que se posicionan en la perspectiva de una revisión futura de la ley francesa. Algunas de sus peticiones fueron presentadas antes de la prohibición de la fracturación hidráulica y abarcaban el conjunto de los hidrocarburos, convencionales o no.

Te puede interesar

Escribe un comentario