Combustible fabricado a partir de vasos desechables de café

Se desarrolla una nueva forma de extraer energía, aprovechando los residuos y sin dañar a los recursos naturales del planeta, con los vasos desechables del café.En estos vasos se encuentra el polietileno extruido, que es básicamente una espuma rígida y en la cual dispone un aislante térmico. Cuando estos vasos son tirados a la basura, prácticamente este material no constituye una base grande en el reciclado, y a su vez, siendo muy lenta su degradación.

Los investigadores de la Universidad de Iowa, han estudiado la fórmula para disolver el polietileno extruido en el biodiesel. Este material se disuelve instantáneamente en el biocombustible. Se probaron también las mezclas idóneas de combustible, dando como resultado, el 5% de plástico frente a las pruebas realizadas de entre el 2% y el 20%, hasta concluir con el porcentaje ideal.

Falta perfeccionar todavía más este desarrollo, ya que se debe disminuir todavía más las emisiones de dióxido de carbono que todavía desprende este biocombustible con el polietileno extruido. Por lo pronto, es una manera de aprovecharlo, sin dejar residuos en cantidades grandes en los vertederos. La ida principal es sin duda aprovechar estos materiales que dañan el ecosistema, al estar vertidos, no reciclados y los cuales tardan mucho en degradarse, lo que constituye un daño residual al planeta, ya  su vez, un estorbo de acumulación de basura.

Este material es muy utilizado en cuanto a la elaboración de los vasos de café para tomar en la calle o en la oficina, ya que después de su uso, se tira a la basura. Es recomendable en el tomar café, ya que al poseer el aislante térmico, evitamos quemarnos con el café. Pero después de la ventaja viene el inconveniente, ya que es un residuo perjudicial y que no se puede degradar en seguida, como lo harían otros materiales más respetuosos con el planeta.

Te puede interesar

Escribe un comentario