Climatización solar, frescor sin contaminación

 Climatización

Reemplazar los sistemas de climatización actuales que consumen mucha energía por una climatización “solar” no es un imposible. Producir frío con energía solar puede parecer de locos, y sin embargo no es una idea tan novedosa.

La climatización solar se obtiene calentando una solución de agua y de bromuro de litio con ayuda de una máquina de absorción. El fluido produce frío al evaporarse. Y esto gracias a unos captadores solares al vacío colocados en el techo que producen calor de forma gratuita.

La climatización solar permite consumir 20 veces menos electricidad que un sistema de climatización tradicional. Silencioso, su duración de vida es superior (25 años frente a los 10 ó 15 de un sistema clásico).

Además, la climatización solar no es contaminante, puesto que utiliza un fluido frigorígeno inofensivo para el entorno, contrariamente a la climatización conventcional que requiere gases nefastos para la capa de ozono.

Sin embargo, la climatización solar se revela siendo tres veces más cara que un sistema clásico. La inversión se rentabiliza a los ocho años y la superficie de los captadores debe ser igual al tercio de la superficie que se quiere refrescar.

Más información – La importancia de un buen acristalamiento para el aislamiento térmico

Te puede interesar

Escribe un comentario